Publicado el Deja un comentario

Razones para NO TOMAR agua helada

Un vaso de agua con cubitos de hielo y una rodaja de limón es una de esas imágenes que casi nos quita la sed nada más verla. Si te ocurre eso, ya te lo puedes ir quitando de la cabeza, porque todo apunta a que beber el agua fría, incluso en pleno verano y a muchos grados de temperatura, es de lo más insano.

Aurora Segura/La Vanguardia

Sobre todo si la tomas durante o después de la comida. Y no digamos si sufres dolores de cabeza o migrañas, tienes tendencia a estar estreñido o tus digestiones son tirando a pesadas. Tiene su lógica. Nuestro cuerpo tiene una temperatura de unos 37 grados. Cuando tomamos algo frío el organismo se pone a trabajar para compensar la diferencia de temperaturas.

Se produce en nuestro cuerpo una contracción de los vasos sanguíneos y el cuerpo, en lugar de trabajar para extraer los nutrientes de la alimentación que nos proporcionan energía, utiliza ésta para regular la temperatura corporal, lo que puede suponer una pérdida de agua.

Si el agua helada se toma después de la comida, tiene otro efecto que es aumentar la mucosidad, que a su vez puede repercutir en una disminución de la función inmunológica, de ahí que sea fácil coger un resfriado o dolor de garganta. Las mucosas nasales se vuelven más espesas y dificultan la respiración, algo poco conveniente sobre todo en personas que sufren alguna dolencia relacionada, porque no hará más que empeorar los síntomas.

Existen ciertas dolencias que se agravan al tomar el agua fría o helados, como por ejemplo las migrañas y dolores de cabeza. Muchos nervios de la espina dorsal sienten la disminución de temperatura y mandan señales al cerebro para que la compense y al hacerlo duele la cabeza. También puede afectar negativamente a quienes sufren acalasia, una enfermedad que dificulta el paso de alimentos por el esófago.

Y, en general, el agua fría hace pesada la digestión. Uno de los motivos es que, dicen, solidifica las grasas que ingerimos, que quedan adheridas a las paredes interiores de los intestinos, lo que, de propina, deriva en estreñimiento.

Ocurre exactamente lo contrario cuando el agua que tomamos durante la comida es tibia o caliente porque permite que las grasas fluyan fácilmente a través del tracto digestivo.Favorece la digestión porque estimula las enzimas que la hacen posible y los alimentos se desintegran más rápido; también facilita el movimiento de los intestinos, especialmente si se toma un vaso de agua tibia con limón en ayunas.

Además purifica la sangre y mejora el proceso natural de desintoxicación del organismo a través de la piel, los riñones y el sistema linfático. Otra ventaja del agua a temperatura ambiente es que alivia los calambres, ya sean debidos a la menstruación o a algún problema digestivo. También conviene tomarla así se está haciendo un proceso detoxificante. Eso se debe a que ayuda a sudar y expulsar toxinas.

No digamos lo incómodos que resultan los líquidos fríos cuando se tiene sensibilidad dental. Por contra, puede acelerar el metabolismo, lo que hace sentir mayor energía y excitación. En ciertos momentos es necesario, pero se puede lograr el mismo efecto con alguna infusión estimulante.

El agua tibia relaja, lo que resulta ideal tomarla antes de acostarse. Todo lo contrario que el agua helada, precisamente por su efecto excitante.

Los orientales tienen claros los perjuicios del agua fría, y la tradición manda acompañar la comida con té caliente. Su medicina ancestral considera además que la combinación de alimentos calientes con líquidos fríos provoca un desequilibrio en absoluto conveniente para el organismo.

Cierto que no todo es negativo cuando se trata del agua fría. Lo cierto es que resulta muy refrescante cuando se toma. Sólo a corto plazo. O a muy largo, porque sí es recomendable si se hace ejercicio durante un periodo prolongado, porque permite al cuerpo mantener su temperatura y no sobrecalentarse.

Existe la creencia, no del todo verdadera aunque tiene cierta lógica, de que el agua fría adelgaza. En cierto modo, porque al obligar al sistema digestivo a trabajar más para compensar la bajada de temperatura quema más calorías. Pero es bastante inapreciable y el efecto positivo queda anulado por la cuestión de la solidificación de las grasas que comentábamos anteriormente.

Lo que parece más evidente según quienes lo han estudiado es que existe una cierta correlación entre la obesidad y la falta de hidratación y que cuesta más perder peso cuando se hace dieta si no se bebe el agua suficiente.

Otro beneficio del agua caliente o tibia es que quita más la sensación de sed. Aunque, por otro lado, esto puede representar un cierto riesgo cuando se suda mucho, un mecanismo que el organismo pone en marcha para enfriarse. Al no tener sed se puede beber menos de lo conveniente. Así que en esos casos quizás sea buena idea tomar agua algo más fresca.

En todo caso, lo imprescindible es beber mucha agua. Según los expertos, a partir de los 19 años de edad, los hombres, 3,7 litros diarios y las mujeres, 2,7.

Fuente: La Vanguardia

Publicado el Deja un comentario

¿Conoces los beneficios de las semillas de limón?

¿Qué sueles hacer con las semillas del limón?

Daniela tenía unos invitados en su casa por motivo del ascenso de su esposo en el trabajo. Por lo que decidieron celebrar, con un grupo de amigos y familiares.

Mientras los adultos hablaban y bebían licor, los niños disfrutaban de una rica limonada que preparo Daniela especialmente para ellos.

Cuando se acabo la jarra de limonada, Daniela decidió preparar un poco más. Esta vez varias de sus amigas la estaban acompañando en la cocina y notaron que ella guardaba las semillas de limón.

“Daniela, que harás con esas semillas del limón”– Pregunto unas de sus amigas con mucha curiosidad.

Cuando consumimos limón, es común utilizar la pulpa y descartar las semillas. Algunas personas hacen un gran esfuerzo para evitar incluir las semillas, ya que saben ligeramente amargas y pueden disminuir el buen sabor de sus jugos y bebidas. Sin embargo, las semillas en realidad pueden brindar múltiples beneficios para la salud.

Se ha utilizado para el control de bacterias, mejorar el sistema inmunológico, promover la digestión y como expectorante. Se puede decir que los nutrientes contenidos en las semillas de limón son similares a los del fruto.

Las semillas de limón son realmente comestibles y seguras para ser consumidas, contienen: antioxidantes, flavonoides, aminoácidos, ácidos grasos, vitamina C, Vitamina E.

Las semillas pueden significar un gran beneficio para tu salud:

✅Favorece la desintoxicación
✅Alivian el dolor
✅Elimina lombrices
✅Previenen la candidiasis
✅Nutren la piel
✅Sirven para tratar el acné
✅Combate la infección del tracto urinario

Cada día que logramos estar sanos, debe ser un día de alegría. Por nosotros, por nuestra familia, por nuestro entorno y por cada pequeño granito de arena que entregamos a las personas que nos acompañan en el viaje de la vida.

Fuente: Cocó March, N.M.D.

Publicado el Deja un comentario

5 curiosidades sobre tus uñas que quizás no sabías

Cuando se trata de nuestras uñas, hay muchas preguntas que se nos vienen a la cabeza: ¿Las manchas blancas salen por falta de calcio? ¿El uso excesivo de esmalte puede hacer que se pongan amarillas? Este post es para aclarar las dudas en torno a nuestras uñas y poder darles un cuidado más acorde a sus necesidades… y las nuestras.

¿Sabías que las uñas hablan sobre tu salud? Esta premisa es cierta. Aunque parezca una parte del cuerpo insignificante, ellas permiten reflejar algunos problemas por los que esté atravesando la persona. Por ejemplo, unas uñas mordidas son por lo general muestras de nervios y ansiedad. Por otro lado, unas uñas pálidas y con mucha tendencia a quebrarse, pueden ser señales de anemia.

Curiosidades de las uñas que descubrimos con Guapabox.

A pesar de lo anterior, los mitos también rodean a las uñas y por eso se han generado tantas dudas a través de los años. Aquí podrás ver 5 curiosidades que no conocías en cuanto a las compañeras de tus manos.

Esas manchitas blancas, no tienen que ver con el calcio

Es común que al ver manchitas blancas en las uñas, sean asociadas con la falta de calcio en el organismo. Sin embargo, no tiene ninguna relación. Esas manchitas no son más que pequeños traumatismos que se sufren en la base de las uñas y cuando estas crecen, se hacen visibles. ¡Recuérdalo la próxima vez que te lastimes las manos!

No es cierto que las uñas respiran, así que esa no es la razón de su color amarillento

Las abuelitas popularizaron la historia de que las uñas que son sometidas constantemente al uso de esmaltes y pinturas, se tornan de un ligero color amarillo “porque no las dejan respirar”. En primer lugar, las uñas no respiran. Están formadas por célular muertas de queratina, por lo que el oxígeno que reciben proviene del torrente sanguíneo, no de afuera. La verdadera razón del color amarillento, sí tiene que ver con las pinturas, pero solo aquellas de color oscuro, pues contienen pigmentos que son absorvidos por la superficie de la uña.

Las uñas de las manos crecen más rápido que las de los pies

Esto es considerado como un fenómeno, ya que nadie ha logrado dar con la razón de por qué ocurre, pero es cierto. Las uñas de las manos crecen más rápido. Hay quienes dicen que es porque  las manos están más cerca del corazón y por ende, reciben mejor circulación de la sangre. Otra justificación que emplean es que como las manos se utilizan mucho más que los pies, ese “tamborileo” y el movimiento  genera un estímulo para el crecimiento.

Las uñas crecen más rápido o más lento, dependiendo del clima

Aunque algunos consideren que es una “tontería”, es un hecho que las uñas crecen más rápido en climas cálidos (verano). La exposición al sol y al calor favorece el crecimiento de las uñas. Por el contrario, el frío causa el efecto inverso.

Las uñas nos dan pistas sobre nuestra salud

El aspecto y el estado de las uñas pueden darnos claves e indicios de problemas de salud. Por ejemplo, el hecho de que estén quebradizas o rotas puede ser una señal de falta de vitaminas, hierro… Su color también puede alertarnos, por ejemplo, de infecciones por hongos. ¿Qué te dicen tus uñas hoy?

 

 

Redacción Saneta NC/Con información de GuapaBox

Publicado el Deja un comentario

Te regalamos 9 tips para acelerar el metabolismo

Los especialistas, nutricionistas, entrenadores, preparadores físicos y hasta los bloggers hablamos del metabolismo, pero ¿realmente sabes quién es el? ¿En qué lugar se enamoró de ti?… ¿De dónde es… a qué dedica el tiempo libre? Ok, ahora que te hice reir, aunque sea un poco, paso a explicarte qué es eso que entendemos por metabolismo.

Se trata de un conjunto de procesos químicos que se dan en el cuerpo humano. Los mismos pueden ocurrir rápida o lentamente. Lo cierto es que mientras más rápido sea, tu cuerpo va a necesitar más calorías para su correcto funcionamiento.

En palabras científicas: El metabolismo basal o tasa metabólica de base es la energía (en calorías) que el cuerpo necesita para poder funcionar y mantener sus funciones orgánicas vitales, tales como respirar, hacer la digestión o, mantener la actividad intelectual. El valor de la tasa metabólica en reposo da el dato fundamental de cuántas calorías se debe consumir para mantener el peso ideal y no excederse en el consumo para no ganar peso, publica Infosalus.

¿En español? Se engorda si se ingiere más calorías de las que el cuerpo necesita.

De acuerdo con la autora Conchita Vidales, al metabolismo le afectan tres circunstancias “claramente identificadas”: la inflamación, la disfunción digestiva y el desequilibrio hormonal. A su juicio, el estrés emocional se suma a esa lista, puesto que los estados de ánimo condicionan la manera de alimentarse, de relacionarse con el medio, y hasta el descanso y horas de sueño y, por ende, el metabolismo.

Metabolismo rápido o lento, ¿Cómo saber?

Las personas que lo tienen rápido suelen tener procesos digestivos más rápidos, es decir, una comida normal la pueden digerir en una hora mientras que las personas que tienen el metabolismo lento están más rato para digerir los alimentos pudiendo, incluso, llegar a estar más de 2 horas con la sensación de acabar de comer. Las personas con el metabolismo rápido tienden a tener el cuerpo muy caliente puesto que el organismo está procesando más energía y, por tanto, tus músculos trabajan de forma más eficiente haciendo que se aumente la sensación interna de calor. Por contra, las personas con el metabolismo lento suelen ser más friolentas.

Otro de los signos que te ayudarán a saber si tienes el metabolismo lento o rápido es tu transpiración, es decir, si te cuesta mucho sudar o, incluso haciendo ejercicio, sudas muy poco es porque tienes el metabolismo lento; en cambio, las personas que sudan mucho es porque su metabolismo trabaja sobremanera haciendo que todo el cuerpo esté en constante gasto energético. Cuando una persona tiene el metabolismo rápido tiende a comer más cantidad de comida puesto que el organismo necesita un mayor número de calorías para poder pasar una jornada normal que las que necesita una persona con el metabolismo lento. Así pues, si ves que alguien come mucho pero que no engorda, seguramente se debe a que tiene el metabolismo rápido.

¿Tu metabolismo es lento?

Te regalamos algunos tips para que lo aceleres y así tengas mejor salud:

1. Dormir bien


Tener un sueño inadecuado no sólo es malo para la salud en general, también puede ralentizar la tasa metabólica y aumentar el riesgo de ganar peso. Según la ciencia, dormir poco equivale irremediablemente a tener un metabolismo lento.

Un estudio mostró que la tasa metabólica disminuyó un 2,6% cuando los adultos sanos durmieron sólo cuatro horas por noche durante cinco días seguidos. Otra investigación de cinco semanas encontró que la interrupción sostenida del sueño, junto con los tiempos de sueño irregulares, redujo la tasa metabólica en reposo en promedio, en un 8%.

2. Beber té verde


Se demostró que el té verde aumenta el metabolismo en un 4-5%. Ayuda a convertir parte de la grasa almacenada en el cuerpo en ácidos grasos libres, lo que puede aumentar la quema de grasa en un 10-17%. Como es bajo en calorías, beber té verde puede ser bueno para la pérdida o mantenimiento de peso.

3. ¡A desayunar!

Muchos hacen lo posible para dormir más, y si eso significaba saltarme el desayuno, no les importaba. Sin embargo, la ciencia ha comprobado que para un mejor metabolismo es necesario desayunar, aunque sea comer algo pequeño.

4. Beber mucha agua


Las personas que beben agua en lugar de bebidas azucaradas tienen más éxito en perder peso y controlarlo.
Los estudios demostraron que beber 17 onzas (0,5 litros) de agua aumenta el metabolismo de reposo en un 10-30% durante aproximadamente una hora.

5. Levantar pesas


El músculo es más activo metabólicamente que la grasa, y el músculo construido puede ayudar a aumentar el metabolismo. Esto significa que se queman más calorías cada día, incluso en reposo. Levantar pesas es favorable siempre y cuando no se exceda del peso que el cuerpo puede tolerar.

6. Ejercicio cardio

Ya no hay excusas para no andar en bicicleta. 45 minutos de ejercicio en ella pueden ayudar a la tasa metabólica por más de 12 horas.

7. Ojo con los alimentos

A una dieta saludable es necesario incorporarle algunos alimentos que aceleran el metabolismo como el  melón, pepino, arándanos, apio, espinacas, brócoli, granadas, semillas de lino y ciruelas.