La moringa y su papel en la lucha contra el cáncer

La moringa es conocida por sus características medicinales y curativas. Las diversas partes de la planta, incluyendo las hojas, flores, semillas, fruta y corteza, cada una proporcionan un valor alimenticio que puede ayudar a tratar enfermedades como el cáncer o trastornos del corazón, además de servir de protección para las células de la piel contra el envejecimiento. Todo esto la convierte en una opción perfecta para añadir a tu dieta.

La prevención es siempre la mejor cura, es por eso que es necesario mantener un estilo de vida y hábitos saludables que prevengan la aparición de esta o cualquier otra enfermedad mortal. Para mantener el cuerpo en su salud óptima, comer vegetales verdes y frondosos como la moringa, puede marcar la diferencia.

La moringa contiene isotiocianato de bencilo. Muchos estudios científicos han demostrado que el citado compuesto químico tiene capacidades quimio-protectoras contra el cáncer. Además, está llena de nutrientes, vitaminas, minerales y aminoácidos que son esenciales para mantener un estado optimo de salud.

La moringa tiene una capacidad anti-tumoral, como dijimos, es debido a su contenido de isotiocianato de bencilo. Está demostrado que este producto químico y de compuestos derivados del mismo, tienen efectos anti-cáncer y capacidades quimioprotectoras.  El mencionado superalimento también contiene calcio, hierro, potasio, proteínas, vitamina A, B y C, y muchas más propiedades que promueven un cuerpo saludable que tenga las herramientas para luchar contra el cáncer. Se sabe que tienen efectos anti-inflamatorios, anti-viral, antioxidante, anti- alergénico, y los usos de alivio del dolor.

EL FENÓMENO DE UNA PLANTA PARA ENFRENTAR LA MALNUTRICIÓN

La Moringa contiene un gran número de elementos que pueden ayudar al cuerpo a combatir las células cancerosas. La incorporación de la moringa en la dieta diaria mantendrá las enfermedades e infecciones controladas debido por sus propiedades antioxidantes , anti- inflamatorios, anti- alergénico y anti-virales.

La lucha contra el cáncer consiste en dotar a su cuerpo con las herramientas para luchar cada día. Mientras que las terapias medicas son muy útiles en esta lucha, también es importante recurrir a una dieta naturista, alta en vegetales, reduciendo en la medida de lo posible, el consumo de carnes rojas, azucares y sales refinadas, así como lácteos y harinas blancas. Una salud total, dará a un paciente de cáncer  la resistencia para luchar contra la enfermedad con toda la energía.

Con información de: ColMoringa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *